• Marie Carmen Colón

¿Cuándo tomaste la decisión de aceptar tu nueva posición o trabajo, te hizo sentir feliz?


¿Pensaste que sería justo lo que necesitabas para completar tu vida?


¿Apostaste a que tendrías excelente relación con tus nuevos compañeros de trabajo?


¿La pegaste o te decepcionaste?


Unos tienen la fortuna de amar lo que hacen, pero la mayoría encuentra un reto el sentirse feliz en el trabajo.

Mientras unos tienen la bendición de que las horas del día no le dan para hacer lo que aman y apasiona, trabajan dentro del Flow. Mientras otros tienen que manejar día a día la competencia, la crítica, las demandas, las largas horas extras, los cuestionamientos, las distracciones, el aburrimiento, falta de concentración, falta de reconocimiento. Estos últimos deben estar atentos al “burn out”, deben observar cuando es el momento en que deben separarse de la causa, antes de que siga escalando y afecte otras áreas de su vida. Antes de que la ira o agresión se revuelque dentro de su ser y la descarguen en sus seres queridos.


El liderazgo se puede ver desde el cuidado a uno mismo, para hacer la diferencia en los demás. Si te sientes exhausto o no tienes el mismo rendimiento, concentración, compasión hacia tus compañeros de trabajo, debes entonces restaurar tu felicidad a niveles profundos.


Hay herramientas que te pueden ayudar, no importa la profesión o creencia religiosa, a sentirte en paz en el trabajo, productivo, satisfecho y feliz…la práctica del Mindfulness. Los que utilizamos el Mindfulness podemos entender mejor los problemas que surgen en le trabajo, tenemos mejor claridad y enfoque para reconocer los retos que puede traer un día de trabajo y desarrollar la sabiduría necesaria para manejarlos. Descubrir esto no es de un día para otro, requiere práctica.



Esta claridad nos permite manejar el tiempo, las emociones, lo que disfrutamos hacer, lo que procrastinamos y lo que nos causa estrés. Como ser mejor en nuestro rol sin ser cruel, como comprometernos, sin consumirnos, como dar lo mejor de nosotros sin temor a ser juzgados o a temer de perder nuestro puesto de trabajo, como no perder nuestro propósito, por no ser escuchados.


Deseamos tomar decisiones que activen en nuestros equipos de trabajo cultivar la creatividad, variedad, concentración, asertividad, flexibilidad, atención, perspectiva, estabilidad y cumplimiento en el trabajo. Todas estas cualidades se obtienen al experimentar y practicar el Mindfulness.

Con tan solo diez a veinte minutos al día de tu tiempo para practicar en casa y una vez te sientas en confianza con la meditación, un minuto a 5 minutos cada treinta minutos en el trabajo, pueden ser de gran ayuda para tu vida cotidiana y en tu trabajo. Estos ejercicios de practica Mindfulness pueden ser desde prestar atención plena a la respiración, identificar las sensaciones y emociones de tu cuerpo al respirar, escaneo corporal para manejar el estrés, caminatas conscientes, dejar ir los pensamientos, practicar la compasión. Trabajo tanto en individuos, como grupos de trabajo un currículo de prácticas de meditación para desarrollar el balance, concentración, compasión, resiliencia, comunicación, integridad y conciencia que necesitamos para ser eficientes y felices en nuestros entornos.


El Mindfulness nos permite enfocarnos y prestar atención, ver con claridad lo que no funciona, observar sin prisa, conectar con lo que sucede, lo que nos causa bienestar, lo que nos quita la paz.

Muchas veces lo que sucede se puede distorsionar por nuestros hábitos, miedos, prejuicios y pensamientos. El Mindfulness nos permite ver a través con claridad, no a través de tus percepciones.

No creas que el Mindfulness es solo sentarse a escuchar tu respiración o los sonidos que te rodean en un cuarto, es mucho más. La práctica del Mindfulness produce una apreciación diferente a lo que somos, donde estamos, lo que vivimos. Entrena nuestra mente como cualquier otro músculo que se entrena diariamente, se fortalece.


Muchas compañías han integrado el Mindfulness a sus espacios de trabajo reconociendo los beneficios que provee tanto a nivel de productividad, como de inteligencia emocional, creando ambientes saludables de trabajo, disminución de estrés, mejores líderes, empleados felices, retención de talento, negocios rentables y prósperos. Disfruto de no solo ayudar a una persona, sino de adiestrar a un mayor número de personas, siguiendo el programa, diseñar estrategias para ver los beneficios que la practica puede proporcionar en el ambiente laboral al estar más abiertos, atentos, enfocados, disminuyendo la ansiedad, dispuestos a escuchar y a producir al sentirse felices, balanceados, disolviendo las frustraciones y conflictos.


Descubre lo que el Mindfulness puede hacer por ti y tu empresa


Hasta la próxima tu Coach Organizacional Integral







Entradas Recientes

Ver todo

Conectemos

Suscríbete

© 2020 Marie Carmen Colón.

Diseñado en Wix.com por Marcos Fernández de Musa Digital